miércoles, 18 de abril de 2012

Miseria

Ando buscando unos versos vergonzosos
Que desde el cuajo desgajen mi miseria.
Un zambullirme en el fondo de mi pozo
Y exhibir los excrementos en la feria.

Este no hacer lo que quiero, tan burlesco,
Esta constante inmersión en el olvido;
Oscuro instinto, que soy o que padezco,
palpitando en lo profundo y escondido.

Quiero esparcir mis entrañas renegridas,
Desparramarlas frente a una turbamulta.
Como Racías, sangrar mi propia herida
Y regodearme en la muerte más estulta.

No lo permitas, mi Dios, te lo suplico,
Ábreme un hueco en el cielo encapotado.
Tal vez un Ángel armado con un pico
Pueda partir en astillas mi pecado.

Mira, Señor, que me ciernen las tinieblas,
Mi campamento está lleno de asechanzas.
Mira mi fuego, se extingue, y la esperanza
Abandona mi interior y lo despuebla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario