martes, 31 de julio de 2012

Carreteando II

Carreteando II

¡Qué difícil! Mi Dios, tu mandamiento,
salirnos de este mundo sin salirnos,
gozar de todo y dejar todo prestos
sin más bagaje que tu amor al irnos.

Vaciar el corazón y el intelecto,
drenar del bote el agua sin hundirnos,
ceder el mando al Timonel Perfecto
y navegar con Él hasta morirnos.

Tu yugo es suave y tu carga ligera,
más un pesado lastre nos agobia,
córtalo Tú, es la gracia primera.

Y no tardes, acecha la Quimera,
de espacios hueros enfermiza novia,
cíñenos Tú la alforja llevadera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario