martes, 31 de julio de 2012

Carreteando III

Carreteando III

Yo se Señor que eres mi Dios, el Cristo.
Lo creo, Redentor, a pie juntillas.
¿Por qué con mi pecado te resisto?
No encuentro en mí de Ti tus maravillas.


Con terror, para mí el cadalso alisto.
Mi prontuario de maldades se agavilla.
Dichosos los que creen y no han visto
y creyendo, en sus obras Tu luz brilla


¿No te creo, entonces? ¿Te he mentido?
Si creyera, Señor, te seguiría,
de Ti nadie jamás se ha escondido.


Si creyera, ignorarte no podría,
contrariarte sería un sinsentido,
no tendría esta alma tan sombría

No hay comentarios:

Publicar un comentario