martes, 31 de julio de 2012

Carreteando

Carreteando

Remonta vuelo alma mía,
asciende sobre las cumbres,
¿No ves que todo se pudre?
¿No ves que nada es fecundo
anclada en lo más profundo
de este mundo avaro y cutre?

Levanta ya la mirada,
ponte de pie, varonil,
aléjate del cubil
donde rugen las pasiones,
domina las emociones,
desecha la carne vil.

Elévate a las alturas,
eres hija de la luz,
con alas, como de cruz,
ízate sobre la aurora,
sube los rayos que doran
el camino de Emaús.

Verás cómo resplandeces,
te iluminas y fulguras,
no hay mal que no tenga cura,
ni pecado sin perdón,
retírate en oración
al pie de la Virgen pura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario