martes, 31 de julio de 2012

Disfonía en Negro

Disfonía en Negro

Sus manos manchadas modelan su obra,
la inquina del hombre no tiene rival,
naufraga, se pierde, se muere, zozobra,
se postra y adora el rostro del mal.

El aire se envuelve de oscura neblina,
una lluvia turbia riega el lodazal.
En vuelo rasante a todos fulmina
un horrendo culto del dios de lo igual.

Las muecas informes no igualan sonrisas,
el niño lo sabe a ciencia cabal,
desde lo más hondo su alma hecha trizas
se cuece lo mismo que herida con cal.

Ya llega la noche, ya todo se cubre,
domina el espanto, estatuas de sal,
una peste infecta ya todo lo pudre,
el agua no brota, secó el manantial.

Silencio en el orbe, el siglo termina,
huyan los que puedan, no miren atrás.
Ya viene llegando Quién todo ilumina,
ya niño no sufras, no dolerá más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario