martes, 31 de julio de 2012

No Pica Nada, Ché.

No pica nada, che.

Hace un tiempo un gordo amigo,
juntos en el sur, pescando,
más que pescar, intentando,
de a poco la fe perdía,
nada de nada salía,
por dentro se iba secando.

Y yo también, por qué no,
tomé un trago y lo miré,
le dije “es como la Fé”
esto de andar esperando
con el anzuelo colgando,
abajo ande no se ve.

Me le puse a explicitar
la metáfora invertida,
no era el dueño de la vida
el pescador sino el pez,
me respondió que tal vez
valiera coplas sentidas.

El espejo cristalino
de aquel lago enceguecía,
el pez de abajo veía
y los pescadores no,
que misterio, digo yo,
la claridad oscurecía.

En efecto eran clarísimas
las aguas, más así mismo,
era posible el atisbo
a no más de una brazada,
allá en lo profundo nada
se veía en ese abismo.

Y el pescador con su caña
por algún pique velaba,
porque adentro cierto estaba,
tendida el alma en el hilo,
con todo su ser en vilo,
de que un gran pez le esperaba.

Y así concluía el día
mirando como sacaban
otros que a su lado estaban
y su tanza inconmovible,
arrojada en lo invisible
su esperanza desgastaba.

Más no por ello cejaba
en su intento cotidiano,
con el sedal en la mano
recitaba letanías
“Lo que tu quieras” decía
igualito que un cristiano.

Se sabía las historias
de tipos afortunados,
pescadores afamados
que por el pago corrían,
entre sí se transmitían
los secretos del pescado.

Mil peripecias pasó,
enganche, corte y galleta,
no picó ni con mil tretas,
probó con mosca y señuelo,
carnada puso al anzuelo,
y del pez ni las aletas.

Y así sin ver ni entender,
atento se la pasaba,
por algo que columbraba
que no era quien elegía
el pescador, ni con guía,
sino el pez a quién picaba.

El ser más o menos ducho
hacían la diferencia,
pues el baquiano con ciencia
sabe adónde y qué tirar,
más también puede pescar
el novato en su inconciencia.

Por eso le dije al Gordo
que pescar, aunque no se,
era igualito a la Fe
desde cierta perspectiva
el pescador mientras viva
debe su caña tirar
y aunque demore, confiar,
desde abajo y hacia arriba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario