martes, 31 de julio de 2012

Pneuma

Pneuma

Qué sería del viento sin los pinos,
qué si le hicieran falta los cipreses.
Un viejo abad que no reza sus preces,
un zorzal que se ahoga sin sus trinos

Un juglar que no canta en el camino,
un escritor sin tinta que perece.
El sol cuando nublado se amanece
o un arroyo sin saltos cantarinos.

O tal vez unos versos nunca oídos,
olvidados al fondo de un arcón
que agonizan por siempre allí perdidos.

Adónde viene o va con su canción,
nadie sabe aunque al son de su silbido
sabe el hombre que tiene corazón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario