martes, 31 de julio de 2012

Rostros

Rostros

Un fuego jovial imprimes,
en sus rostros yo le he visto,
destella en sus blancas crines
y en su desapego arisco.
Por contraste en otros ojos
tornados hacia sí mismos
he visto como andan cojos
muy lejos de tus abismos.
Pisamos todos la tierra
este mismo polvo flojo.
Sufrimos la paz, la guerra,
ambas teñidas de rojo.
Pero están los que te siguen,
los que a tu rastro se aferran
y están los que te resisten,
en vez de volar, se entierran.
De un color de vida o muerte
muchas caras se revisten,
no es tanto cuestión de suerte
sino de gracia que asiste.
Con sólo echar una ojeada,
no importa débil o fuerte,
se nota la canallada,
la bandera de su hueste.
Y aquellos que en ti se enrolan
tienen limpia la mirada,
placidez de la amapola
y la magia de las hadas.
Desertoras por doquier
del mar a tierra las olas
golpean queriendo ver
el banquete de las bodas.
Y bajando la marea
el agua al retroceder
es difícil que las vean
no basta con el querer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario