jueves, 30 de agosto de 2012

El Vórtice


A espaldas del Congreso hay una cueva
cavada por el Oso que la habita,
murallones de libros que allí edita
lo protegen de la barbarie nueva.

Da lo mismo granice, truene o llueva,
Cerca de lo inmutable, no se agitan
Ni el Oso ni el ambiente de su ermita,
Nomás ríe mientras su whisky prueba.

Gira el mundo en su torno enloquecido
Gira el tiempo sobre la eternidad,
Se refugian en Vórtice bandidos

Huyendo de las leyes de esta edad.
Con ungüentos, restañan, malheridos,
Las llagas de este siglo de maldad.

* * *

Gira el mundo, allá fuera todo gira,
Ya se agosta el tiempo en la eternidad,
El Oso desde el vórtice lo mira

Rumiando un pensamiento en soledad,
Un atisbo, ¡te tengo! ¡no! Suspira…
¡La pucha! ¡es refalosa la Verdad!





No hay comentarios:

Publicar un comentario