lunes, 4 de marzo de 2013

Elegía (reloaded & corrected)


Por error vaciaron 18.000 litros de whisky en el desagüe

"Empleados de la empresa Chivas Brothers en vez de drenar las aguas residuales a la planta potabilizadora, enviaron la bebida que se encontraba estacionada, produciendo la mayor pérdida de su historia"





Yo quiero ser llorando el pobre caño
del desagüe que ocupas y estercolas,
compañero del alma: cuánto daño...

Alimentando estanques con tus olas
y olores, mi dolor es un tormento.
A las gargantas pálidas y solas
les negaste tu sangre, su alimento.
Tanto el garguero duele de baldado,
que por doler, me duele hasta el aliento.

Un canillazo duro, un golpe helado,
un pinchazo invisible y homicida,
un descuido brutal te ha derramado.

No hay extensión más grande que mi herida,
lloro mi sed perdida, tu y yo juntos,
y siento más tu muerte que mi vida.

Ando sobre barriles de difuntos,
y sin tragos, con nadie, ya sin hielo, 
voy de mi corazón a mis asuntos.

Temprano levantó la sed el vuelo,
temprano se secaron las cañadas,
temprano la sequía impuso el duelo.

No perdono a la gente descuidada,
no perdono a la gente desatenta,
no perdono a la tierra ni a la nada.

En mi barra levanto una tormenta
de copas, vasos, hielos estridentes,
sedienta de tinajas opulentas.

Quiero filtrar la cloaca con los dientes,
quiero apartar el agua parte a parte
a borbotones largos y calientes.

Quiero sorber la riada hasta encontrarte
y revivirte en magna borrachera
y en todo descorcharte y regresarte. 

Volverás a mi bar, mi madriguera,
por los altos estantes de licores:
pajareará tu alma colmenera 
de angelicales maltas y sabores.

Volverás al estaño y en parejas
irán enamorados tomadores.
Alegrarás en rondas almas viejas
y tu ámbar manará como encantado,
disputando mi novia y tus abejas.

Tu corazón, de bronce perfumado,
llena un frasco de almendras espumosas,
mi aguardentosa voz, mal embriagado.

A los cristales limpios que rebosas
de líquido amarillo, te requiero:
que tenemos que hablar de muchas cosas,
compañero del alma, compañero.



(Con permiso -y perdón- de Miguel Hernández)

5 comentarios:

  1. Encima era un Chivas! Si hubiese sido Añejo W bueno. O tambien le das a ese.

    Tortugo

    ResponderEliminar
  2. Precisamente de ahí viene la elegía.... le doy a lo que alcanzo (en materia de whisky, ojo). Como dijo Evelyn Waugh: Poverty!

    ResponderEliminar
  3. Vaya a saber qué podría pensar alguien que nos vea a los dos tirados en la zanja y bebiendo "borbotones largos y calientes", pero doy por hecho que lo ignoraríamos. Mas esto ¡encima! ocurrió pasando el mar... desubicados. Si no, ahí nos veríamos. ¡Magnífico poema! (Hernández no tiene nada que perdonarle.)

    ResponderEliminar
  4. Gracias Lupus, es confortante su apoyo en estas horas de luto ante la pérdida irreparable.

    ResponderEliminar
  5. Y hay que decir, respecto al poema, que pasó por un alegre filtro que lo limpió de impurezas.

    ResponderEliminar