jueves, 8 de mayo de 2014

Décimas a Nuestra Señora

El amigo Garganta de Lata engastó estas siete piedras preciosas en el anillo del Ave María. Y qué lindo que quedó.


Dios te salve, María,
llena eres de gracia,
el Señor es contigo,
bendita tú eres
entre todas las mujeres
y bendito es el fruto
de tu vientre, Jesús

Cuando falle mi entereza
y no vea en este mundo
el modo de ser fecundo
y sacudan con fiereza
los ataques de tristeza,
la dura melancolía:
recuérdame, Madre mía,
pronunciar con toda el alma,
para recobrar la calma,
un Dios Te Salve María.

Y cuando la tempestad
arrecie con su inclemencia
los días de mi existencia,
y desate la maldad
toda su ferocidad
haciendo que la desgracia
apriete con pertinacia:
concédeme recordar
que en Ti me he de confortar
pues llena eres de gracia

El día en que me atenace
la más fiera tentación
o la desesperación
de la duda me amenace,
viendo todo lo que hace
el poder del Enemigo:
recuérdame que conmigo
podré tenerte a mi lado
en el día señalado
puesel Señor es contigo.

Cuando el mal ni nos asombre
y la vida sea más dura,
Madre llena de ternura,
Madre de Dios y del hombre:
recuérdame que te nombre
y haga así lo que tú quieres,
dejando mis pareceres
y toda preocupación,
descanse en tu corazón
porque bendita Tú eres.

En tiempos de soledad
en que queda uno perplejo
sin ver siquiera el reflejo
de alguna simple verdad,
por ser tal la oscuridad:
recuérdame, Tú que eres
el más puro de los seres,
que el Verbo, la Luz del Padre,
quiso que fueras Su Madre
entre todas las mujeres.

Por eso en aquellos días
que vengan pisando fuerte
los heraldos de la muerte,
recuérdale al  alma mía
que te contemple, María.
Y en el mundo disoluto,
quédeme guardando luto
como quien calla y medita
que eres la rama bendita
y así bendito es el fruto

Y un postrer Ave María
Dios te Salve, Mi Señora,
de la Gracia mediadora,
de Dios, Novia y compañía.
Bendita eres Madre mía
pues del pesebre a la Cruz
  alumbraste al que era Luz
-Madre de toda clemencia-,
al fruto de la obediencia
y de tu vientre, Jesús.



 8 de mayo de 2014, Fiesta de Nuestra Señora de Luján.

2 comentarios:

  1. Que placer es escuchar
    De Don Graganta el versiao
    Pues hay que dejar aclarao
    Que solo un pueta baquiano
    Puede tener esa mano
    En el canto recitao

    Es mi turno si permite
    El dueño de este fogón
    Darle así un apretón
    De manos a este crestiano
    pues sus poemas marianos
    Me llenaron de emoción.

    Muy grande ha de tener que ser
    La fe de este gaucho varón
    Si como una revelación
    Le salieron estas coplas
    Parece que un ángel sopla
    Cuando canta su canción.

    Felicito entones, cuñao
    Al amigo que así canta
    Que sea la Virgen Santa
    Su protectora del canto
    Que lo cubra con su manto
    Al paisano Don Garganta
    Ovejero

    ResponderEliminar
  2. Sin tratar de ofenderlo
    Y Sin llegar a sus tobillos
    Relincho como un potrillo
    Al lado de este bagual
    Que rimando no tiene igual
    Y que canta como un grillo

    Voy a tratar de completar
    Las rimas a la Señora
    Su canción adoradora
    Que quedó por la mitad
    Y aunque sin autoridad
    canto mis versos ahora:

    “Porque soy un hijo tuyo
    Que siempre confía en Vos
    Que como Madre no hay dos
    Pura, simple y protectora
    Defiéndeme en esta hora
    Santa María Madre de Dios.

    Tú eres mi bienhechora
    La Madre de mis amores
    Que den luz tus resplandores
    A lo oscuro del camino
    Te pido con estos trinos
    Ruega por los pecadores

    Porque siempre necesito
    Junto a mi pecho tenerte
    Para así poder coserte
    Pa siempre en el corazón
    Más aún en esta ocasión
    Aura, que cambio mi suerte

    Es por eso Madre Mía
    Que a tus pies me hago fuerte
    Y paso desta vida inerte
    la luz de tu compañía
    Llévame con Vos María
    A la hora de mi muerte”
    AMEN

    RESPETUOSAMENTE Ovejero

    ResponderEliminar